El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Instituto Cervantes de Tokio

Blog sobre nuestros cursos de español y las actividades culturales

Aura, de Carlos Fuentes, en nuestro club de lectura

El 17 de febrero de 2017 en Biblioteca, Club de lectura por | 3 Comentarios

AuraTras el placer de leer y recibir a Almudena Grandes en nuestro club de lectura, y tras la alegría de ver publicada la noticia de su participación en nuestra tertulia en el suplemento de libros del diario digital Infolibre, nos acercamos al final del mes de febrero y a nuestra próxima cita con la literatura.

Nos vamos a México para disfrutar de una de las obras emblemáticas del boom de la literatura latinoamericana, de la mano de uno de los escritores más representativos de ese período, Carlos Fuentes.

Aura es una novela corta llena de símbolos y sugerencias que intentaremos desentrañar a lo largo de sesenta minutos de conversación, o al menos comenzaremos a hacerlo, puesto que a pesar de sus poco más de veinte páginas de extensión, es una obra que invita a reflexionar sobre ella durante mucho tiempo. De hecho, no pierde interés y sigue siendo estudiada y leída 55 años después de su publicación.

La casa, la oscuridad, los ojos verdes de Aura, el color verde en general, el propio nombre de Aura, que para más detalle es el que da el nombre a la novela… ¿Qué sugieren todos estos elementos en la obra?, ¿son símbolos que remiten a otras realidades?, ¿quién es realmente Consuelo, quién es Felipe?, ¿qué representan los animales que aparecen en el texto?

Hay varios estudios en Internet y en nuestra biblioteca electrónica que nos pueden ayudar a encontrar las claves de interpretación de la lectura. Pero más allá de estos estudios, más allá de lo que hayan dicho ya otros intérpretes de este texto, lo que de verdad nos interesa es lo que sugiere Aura hoy, en Japón, en Tokio, a los participantes en nuestro club de lectura. ¡Vosotros tenéis la palabra! Os esperamos en la biblioteca, el sábado día 25, a las 11:00 de la mañana.

¡Disfrutad de la lectura!

Próxima sesión

25 de febrero: Aura, de Carlos Fuentes. (Reservar)

Lecturas en el primer cuatrimestre de 2017:

25 de febrero: Aura, Carlos Fuentes.
25 de marzo: Cuentos, Cristina Fernández Cubas.
22 de abril: Bonsái, Alejandro Zambra.

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Entradas relacionadas

3 comentarios a «Aura, de Carlos Fuentes, en nuestro club de lectura»

  1. pablo dice:

    ¡Qué día, el sábado 25!

    Muchas caras nuevas….. y caras viejas, que hace tiempo no veíamos en la sala….
    Se ve que no hay fronteras (o paredes)(¿the Wall?) para Carlos Fuentes…
    Con vergüenza confieso que no he leído nada de Carlos Fuentes.
    Pues vayamos..

    Aura.

    Mientras discutíamos sobre la novela, dentro de la sala, se expuso tal cantidad
    de puntos de vista que quedé un poco mareado. Es claro que la sabiduría se hace
    con cabezas, y cuantas más, mejor. Y más claro es que la sabiduría escapa a mis
    morcillas, digo, sigo mareado….
    Novela corta, de ritmo lento (como corresponde…., en Mexico..) pero denso.
    Uno no es muy asiduo a aceptar sin más las etiquetas… eso de realismo mágico,
    o vanguardismo paleolítico o clasisismo vinagreta, …. pero bueno a Carlos Fuentes
    lo ponen en eso de realismo mágico y … yo digo Carlos Fuentes, mexicano, punto.
    Relato en segunda persona, esa herramienta tan difícil de manejar, pero efectiva
    si el argumento da para oscuridades, candelabros, humedad, cristos negros, etc.

    El principio, el encabezado de JULES MICHELET, lo aclaré en la sala, me dió pistas
    para no perderme en las páginas. Gracias a David supimos que el extracto de Michelet,
    pertenece a un libro titulado “La Bruja”. Vicente, que nos sorprendió con que los “dos”
    personajes femeninos actúan siempre “a futuro” o sea con la conjugación
    de los verbos en futuro, mientras Felipe esta en “presente” (¡qué lío!).
    Tomoko nos trajo más miedo al decir que esa calle existe y que ella misma paseó por
    allí ¡ahhh!
    Ahhh y si mi vista no me engaña, Mariko tiene los ojos verdes. ¿no?
    Si David y Vicente tienen la misma dificultad oftalmológica que yo,
    opinaran muy parecido…..
    (No traten de buscar a Consuelo en la sala).

    sigo luego, si puedo…

  2. Biblioteca Tokio dice:

    ¡Buenas tardes Pablo!
    Creo que tenemos la suerte de contar con varios pares de ojos verdes en nuestro club de lectura, pero no puedo asegurarte nada por culpa de mi presbicia 😉

    El título exacto del libro de Jules Michelet que encabeza el texto de Fuentes es «La bruja: un estudio de las supersticiones en la Edad Media» y tiene pinta de ser muy interesante.

    También creo que es siempre interesante jugar a poner otro título al texto que estamos comentando, porque nos ayuda a sintetizar cómo hemos entendido lo que hemos leído. De ese juego, obtuvimos resultados más que interesantes, ¿no te parece?: «La casa de los espíritus» (gracias Yuki), »La bruja» (gracias Mariko, esa también era mi apuesta), «México» (gracias Vicente).

    La propuesta de Vicente me sorprendió. No había visto el texto desde su punto de vista y me parece sugerente ver a Felipe como un conquistador (no seductor) [español (o europeo, por las referencias francesas)] que llega a un imperio Azteca repleto de ritos y de magia (la casa). El resultado sería «Aura», «México», un espacio en el que se mezclan pasado y presente, ritos indígenas y ritos católicos…

    Pero también Takako y Keiko, al igual que los demás participantes en el debate, nos ofrecieron otros puntos de vista, otras lecturas del texto. Siento no haber comprendido bien todas esas interpretaciones.

    La verdad es que al final de la sesión me quedé con la impresión de que había intentado imponer mi lectura sobre las demás. Pido disculpas por ello y aprovecho esta oportunidad para agradeceros una vez más a todos vuestra participación. Creo que todos nos enriquecemos con el intercambio de ideas.

    Por cierto, quizás no me creáis, pero fue una bella mujer de ojos verdes la que me sugirió este texto para el club de lectura. Ella me dijo que Fuentes se había inspirado en una obra japonesa para escribir «Aura», pero tal como os dije durante el debate, la referencia se me había olvidado. Gracias a Tomoko, ahora sé que esa obra japonesa es una película de Kenjo Mizoguchi, «Cuentos de la luna vaga después de la lluvia», basada a su vez en los «Cuentos de lluvia y de luna» (Ugetsu Monogatari /雨月物語) del escritor Akinari Ueda.

    Carlos Fuentes explica que vio la película en París, por recomendación de su amigo Julio Cortázar, después de haber escrito las primeras páginas de «Aura». Para más detalles, merece la pena consultar esta página del Instituto Cervantes de París:
    http://paris.rutascervantes.es/ruta/carlosfuentes/lugar/ursulines

  3. pablo dice:

    Aura

    Sigo pensando en eso de renombrar el título del libro…
    da para pensar, y más con las propuestas abordadas
    ese sábado. Mexico, La bruja, La casa de los espíritus,
    café frío(?), y algunos más que no recuerdo….
    Y por encima de todo, para uno, el narrador,
    siempre acentuando tenebrosamente todas las
    escenas, es casi el protagonista principal,
    pues sabe todo lo que pasa y lo que va a pasar.

    ejemplo de raro climax de enumeración:

    “como si librara una batalla contra las imágenes que,
    al acercarte, empiezas a distinguir: Cristo, María,
    San Sebastián, Santa Lucia, el Arcángel Miguel,
    los demonios sonrientes, los únicos sonrientes en
    esta iconografía del dolor y la cólera: sonrientes porque,
    en el viejo grabado iluminado por las veladoras,
    ensartan los tridentes en la piel de los condenados,
    les vacían calderones de agua hirviente, violan a las mujeres,
    se embriagan, gozan de la libertad vedada a los santos.
    Te acercas a esa imagen central, rodeada por las lagrimas
    de la Dolorosa, la sangre del Crucificado, el gozo de Luzbel,
    la cólera del Arcángel, las vísceras conservadas en frascos
    de alcohol, los corazones de plata: la señora Consuelo,
    de rodillas, amenaza con los puños, balbucea las palabras
    que, ya cerca de ella, puedes escuchar:
    —Llega, Ciudad de Dios; suena, trompeta de Gabriel;
    ¡Ay, pero como tarda en morir el mundo!”

    ¿Pero es que Consuelo, la bruja, tiene su combate
    más encarnizado con el universo?
    ¿Ocurre una sola vez este episodio de tres días?
    De no ser así ¿cuantas veces sucedió?
    ¿cuantas veces sucederá?
    Nada hay en la primera y segunda planta de la casa
    que nos haga saber el paso del tiempo,
    solo en el ático sabremos que llega el día por el
    sol, o más adecuadamente, que llega la noche
    por la luna ocultándose tras la nubes….

    Y hay más, por supuesto….pero me gustaría
    saber qué proponen los demás lectores…. :o)

Deja un comentario

© Instituto Cervantes 1997-2017. Reservados todos los derechos. bibtok@cervantes.es