El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Instituto Cervantes de Tokio

Blog sobre nuestros cursos de español y las actividades culturales

Mujeres de ojos grandes, de Ángeles Mastretta, en nuestro club de lectura

El 12 de noviembre de 2018 en Biblioteca, Club de lectura por | 4 Comentarios
Ángeles Mastretta en el Centro Virtual Cervantes

Ángeles Mastretta en el CVC

Nuestro club de lectura analiza el próximo día 17 de noviembre la obra de la escritora mexicana Ángeles Mastretta. Un libro de cuentos muy breves protagonizados por mujeres colmadas de deseo.

Es difícil elegir uno o dos relatos que resuman el contenido de todo el libro. Lógicamente, todas las historias que nos ofrece su autora están llenos de matices. Quizás el último, el que cierra el libro, nos da la clave para interpretar la bella frase que los engloba a todos en la portada del libro: «ojos grandes como la luna, como un deseo», se dice en las primeras líneas de este cuento que, como todos los demás de la colección, carece de título.

Efectivamente, cuando Ángeles Mastretta nos habla de «mujeres de ojos grandes» se refiere a algo que no es puramente físico. Si bien muchas veces sus protagonistas son bellas, y generalmente ricas o de familias acomodadas de Puebla, lo que las une a todas, lo que hace que sus ojos sean tan grandes es su deseo, su ambición por conocer, por viajar, por descubrir el mundo que les rodea y por conseguir al hombre al que aman (o por tener la libertad de rechazarlo cuando no lo aman).

Las historias de Mujeres de ojos grandes son, en muchas ocasiones, variaciones en torno a las relaciones de pareja, historias de amor y desamor, pero también de rebeldía, de ansias de libertad, de mujeres de carácter que luchan por mantener en sus manos los designios de su propio destino. En torno a ellas girará nuestra conversación el próximo sábado 17 de noviembre.

Y como ya nos acercamos al final del año, es el momento de hacer nuestra propuesta de lecturas para el primer cuatrimestre de 2019. Como siempre, intentamos ofrecer variedad entre autores de las dos orillas del Atlántico, así como mantener ese equilibrio tan necesario entre escritores y escritoras, cuya presencia ha sido tantas veces ninguneada a lo largo de la historia de la literatura. Se lo debemos a todas las mujeres de ojos grandes, y a las de ojos pequeños también.

¡Feliz lectura!

Lecturas programadas para el tercer cuatrimestre de 2018:

(Sábados a las 10:30)

¡Reserva ahora!

17 de noviembre: Mujeres de ojos grandes, Ángeles Mastretta.

8 de diciembre: El buen vecino, Juan Mayorga

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Lecturas programadas para el primer cuatrimestre de 2019:

(Sábados a las 10:30)

La reserva se abre un mes antes de cada actividad

19 de enero: La fiebre amarilla, Luisa Castro.

2 de febrero: Yo solo sé que te vas, yo solo sé que te quedas, Tomás Urtuzástegui.

2 de marzo: El infinito en la palma de la mano, Gioconda Belli.

20 de abril: Las manos pequeñas, Andrés Barba.

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

4 comentarios a «Mujeres de ojos grandes, de Ángeles Mastretta, en nuestro club de lectura»

  1. Yuki dice:

    Gracias David por aconsejarnos que leyéramos el último cuento de esta novela. Si no, yo tal vez no habría llegado al fin y no entendería el propósito de la historia.

    En el último cuento, dice
    “Durante muchos días recordó, imaginó, inventó. Cada minuto de cada hora disponible habló sin tregua en el oído de su hija.“
    Sí, inventó historias de esperanza.

    Ahora me recuerda a Isabel Allende, quien también contaba a su hija en estado de coma.

    Laura Esquival podría hablar de la comida deliciosa como mi hija me ha dicho…?

  2. David dice:

    Gracias a ti Yuki, y a todos los que habéis venido por vuestros sabios comentarios. Siempre aprendemos todos. ¡Nos vemos el día 8!

  3. David dice:

    Por cierto:
    Muy interesante la cita que tú destacas:
    “Durante muchos días recordó, imaginó, inventó. Cada minuto de cada hora disponible habló sin tregua en el oído de su hija.“
    Es decir, la narradora no solo recuerda, sino que “imagina e inventa” también. Yo creo que en el libro hay mucha invención, mucha imaginación, y creo además que los recuerdos están bastante idealizados.

  4. pablo dice:

    Bueno, bueno……
    A ver si sale……
    Leí los cuentos con curiosidad、y pude leerlo
    ligeritos ligeritos, o sea lectura liviana……
    porque no había leído a Mastretta, aunque es muy popular y
    conocida….. y ella, junto a Isabel Allende, Laura Esquivel, Marcela Serrano,
    cubren esa galaxia de escritoras prolíficas y populares,
    y no sé si me dejo llevar por las críticas intectualosas….
    Mastretta, sospecho, que no es a propósito, escribe los cuentos con
    el lector en mente y así salen…..
    Digo, esas heroínas outsiders y medias locas (en la sala
    del Club me despabilaron con que las mujeres retratadas en el
    libro son frecuentes y normales ???)….
    con esa autosuficiencia de lo salvaje, o la rebeldía inofensiva
    de las tramas, son anzuelos perfectos para quien busca
    terminar el día con el alma tranquila…..
    Si hay algo uno agradece de una lectura es un descanso
    de las truculencias (y demases ) de la realidad y los cuentos de hadas
    contemporáneas siempre son bienvenidos, los cuentos, digo…

    Sigo más tarde….

Deja un comentario

© Instituto Cervantes 1997-2018. Reservados todos los derechos. bibtok@cervantes.es