El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Instituto Cervantes de Tokio

Blog sobre nuestros cursos de español y las actividades culturales

Sergio Ramírez en el club de lectura del Instituto Cervantes de Tokio

El 18 de julio de 2018 en Biblioteca, Club de lectura por | 1 comentario

Durante el mes de junio, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez participó en el Club Virtual de Lectura del Instituto Cervantes. Lectores de todo el mundo tuvieron entonces ocasión de leer, a  través de la biblioteca electrónica del Instituto, Ya nadie llora por mí, la última novela del más reciente Premio Cervantes, para luego compartir con el autor impresiones e ideas acerca de la obra.

Lamentablemente, circunstancias ajenas a la literatura impidieron que Sergio Ramírez pudiera participar activamente en el debate, las mismas circunstancias que ahora han obligado a cancelar su visita a Tokio, prevista en principio para el mes de septiembre.

Pero leer los textos de Sergio Ramírez siempre merece la pena. Autor de más de una docena de novelas, multipremiado y traducido a más de veinte lenguas (también al japonés, por Ryukichi Terao), sus cuentos ocupan igualmente un lugar importante en su bibliografía, tras haber escrito casi un centenar. A uno de ellos, no muy extenso pero sí suficientemente significativo, dedicaremos nuestra sesión de lectura del mes de julio.

«Flores oscuras» es su título. Un relato de apenas trece páginas que a su vez da título al volumen de doce historias en el que fue publicado en 2013. En este libro, «cada personaje batalla contra sus propios conflictos y esconde sus propios secretos»[…] «Sergio Ramírez se asoma a los misterios del alma humana en doce sorprendentes relatos llenos de colores vivos y negras sombras». Al menos eso nos asegura su sinopsis. Seguro que Sergio Ramírez no nos defraudará.

Os esperamos el sábado, a las 10:30h. No os olvidéis de reservar.

Por cierto, ya están programadas las lecturas para el tercer y último cuatrimestre del año. A ver qué os parecen.

¡Feliz lectura!

Lecturas programadas para el tercer cuatrimestre de 2018:
(Sábados a las 10:30)

21 de julio: «Flores oscuras», Sergio Ramírez. ¡Reserva ahora!

8 de septiembre: Festival Vive México con Jaime Chabaud.
6 de octubre: El secreto del orfebre, de Elia Barceló.
17 de noviembre: Mujeres de ojos grandes, de Ángeles Mastretta.
8 de diciembre: El buen vecino, de Juan Mayorga.

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Carmen Martín Gaite y “La oficina”, en nuestro club de lectura

Carmen Martín Gaite. Imagen cedida por Ed. SiruelaHace unos años, Laura Freixas, que protagonizó nuestro club de lectura del pasado mes de diciembre, visitó uno de nuestros centros y nos dio algunas de las claves para leer la obra de Carmen Martín Gaite, la autora sobre la que hablaremos el próximo sábado, día 9, en nuestra sesión de lectura de junio.

En aquella ocasión, Laura Freixas recomendaba a los lectores extranjeros El cuarto de atrás, la quinta novela de Carmen Martín Gaite, para comenzar a leer la obra de la autora salmantina, fallecida en el año 2000. Nosotros, sin embargo, hemos optado por una obra más breve, un cuento largo titulado «La oficina».

Laura Freixas apuntaba además otras características del estilo y la obra de Martín Gaite: «su gran capacidad de análisis, de reflexión, de introspección, su capacidad de mezclar, con naturalidad, lo popular y cotidiano con lo culto, la enorme riqueza y plasticidad de su lenguaje y, cómo no, la gran variedad de géneros que aborda en su obra: novela, cuento, teatro, ensayo, diario, autobiografía…»

La autora de obras tan reconocidas como Entre visillos, Retahílas o Caperucita en Manhattan profundizó además en su obra, según Freixas, en temas propios de la mujer que apenas habían sido tratados en la literatura española hasta entonces: la relación madre-hija, el personaje del ama de casa, la introspección femenina, los distintos modelos de mujer… la disección crítica de los roles de género, la desigualdad, relación de poder e incomunicación entre los sexos…

Merece la pena leer la entrevista completa a Laura Freixas, sobre Carmen Martín Gaite y sobre su propia obra, tal como quedó recogida en el blog del Instituto Cervantes de Dublín. Pero sobre nuestra autora del mes de junio hay, como casi siempre, mucha información en Internet.

A continuación, ofrecemos algunos enlaces que pueden ser de interés para quien quiera profundizar en su perfil biográfico y literario:

Os esperamos el sábado, a las 10:30h. No os olvidéis de reservar.

¡Feliz lectura!

Lecturas programadas para el segundo cuatrimestre de 2018:
(Sábados a las 10:30)

9 de junio: «La oficina», Carmen Martín Gaite. ¡Reserva ahora!
21 de julio: «Flores oscuras», Sergio Ramírez.

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Un naufragio, trescientos abrazos y un reloj

En 2018, España y Japón celebran el 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. En entradas anteriores, ya hemos tratado de los orígenes de estas relaciones. Incluso mencionamos de pasada un accidente, más concretamente un naufragio, en el que nos centraremos hoy.

Corría el año 1603 cuando,  tras un periodo de guerra civil en Japón, Ieyasu Tokugawa unificó Japón y trasladó la capital del país a Edo (actual Tokio), dando así nombre a un periodo que duraría más de dos siglos.

En aquella época, el imperio español poseía importantes bases en Filipinas, siendo la de Manila una de las más conocidas. Por esta razón, era frecuente el tránsito de barcos españoles por los mares de Asia. Así, en 1609 tres galeones con los nombres de San Francisco, Santa Ana y San Antonio salieron desde las islas Filipinas rumbo a Nueva España (actual México).

Debido al mal tiempo, el San Francisco tuvo que separarse de los dos anteriores, con la mala suerte de que el 30 de septiembre, tras fuertes tormentas, el galeón acabo naufragando cerca de la costa de Kanto, concretamente en la costa de Iwawada, situada en Onjuku, un pueblo costero de la prefectura de Chiba.

De las 373 personas que viajaban a bordo del barco, 56 murieron. Sin embargo, los otros 317 tripulantes fueron rescatados y atendidos por los 300 aldeanos de Iwawada. Las «ama» de la localidad (mujeres pescadoras buceadoras) rescataron a estos supervivientes que, debido a la baja temperatura del agua y probablemente al estrés de la situación, estaban temblando.  Según algunas fuentes, ellas fueron las que salvaron realmente a los náufragos, dándoles calor y protección con su piel desnuda. De ahí que a este episodio se le haya denominado, en ocasiones, como «el naufragio de los abrazos».

Después de tan terrible accidente, a los náufragos se les permitió vivir en el templo de Omiya, cercano al pueblo de Iwawada, donde pasaron los siguientes 37 días. Pasado este tiempo, Rodrigo de Vivero, exgobernador de Filipinas y pasajero en el barco siniestrado, recibió permiso para visitar al shogun, Hidetada Tokugawa, en Edo, y tras él a su padre, Ieyasu Tokugawa, en Sunpu. Por esta razón, Don Rodrigo decidió quedarse en Japón y no proseguir su viaje hacia Nueva España en el galeón Santa Ana.

En su reunión con el shogun, se discutieron varios asuntos de diplomacia. Don Rodrigo solicitó protección y libertad para los religiosos cristianos presentes en Japón, reiteró la necesidad de mantener y fomentar la amistad entre el rey de España y el rey de Japón y, en tercer lugar, pidió al shogun que expulsara a los holandeses, enemigos en ese momento de la corona española, de Japón.

El mandatario japonés accedería a cumplir las dos primeras peticiones. Sin embargo, no aceptó el tercer punto, dado que ya tenía un acuerdo previo con los holandeses. Después, ofreció una nave a Rodrigo de Vivero para que este pudiera continuar su viaje hacia Nueva España, con la única petición de que trajera mercaderes para abrir una ruta comercial entre los dos países.

Rodrigo de Vivero aceptó el navío que se le ofrecía con la condición de que estuviera listo en un año, comenzando así una actividad negociadora que derivaría en nuevas relaciones entre España y Japón.

Así pues, acompañado por 23 representantes japoneses y el padre franciscano Alonso Muñoz, Rodrigo de Vivero zarpó de la costa de japón en el galeón San Buenaventura en agosto de 1610 y llegó a Nueva España (México) a finales de octubre. Esta expedición sería la predecesora de la que en 1614 recalaría  en Coria del Río, un tema del que hemos hablado en una entrada anterior.

Rodrigo de Vivero se quedaría en Nueva España, pero Alonso Muñoz continuó su viaje hacia la corte en Madrid, comenzando así una serie de intercambios entre estos dos países.

Al ser informado el rey español, Felipe III, de cómo habían sido tratados los náufragos españoles por el pueblo y las autoridades japonesas, el monarca envió un barco de regreso a Japón, comandado por Sebastián Vizcaíno, a quien la posteridad consideraría como el primer embajador español en Japón.

En 1611, la embajada española llegaba a las costas de Uraga. A través de Sebastián Vizcaíno, el rey español enviaba varios regalos a Ieyasu Tokugawa. De todos ellos, el más famoso hasta nuestros días es el que se considera como el primer reloj mecánico de Japón, que se conserva en el santuario sintoísta Kunozan, a unos 170 kilómetros de Tokio. Un reloj fabricado por Hans de Evalo, relojero del rey español, en el año 1581.

Para profundizar en la historia del naufragio del galeón San Francisco, merece la pena ver el documental Del naufragio a la amistad realizado por Gonzalo Robledo, disponible en la biblioteca del Instituto Cervantes de Tokio.

Texto: Juan Manuel Gago Braulio.

Jorge Franco en el club de lectura del Instituto Cervantes de Tokio

Jorge_Franco_RamosEl club de lectura nos lleva en mayo, el día 19, hasta Colombia, y nos trae a uno de los autores del país caribeño de mejor presente y mayor proyección de la literatura en español.

Efectivamente, el próximo sábado contaremos con la presencia de Jorge Franco, autor de Rosario Tijeras, una novela que ha sido llevada al cine y a la televisión, además de haber sido traducida a varios idiomas, entre ellos el japonés.

La violenta Medellín de los años 80, es el escenario de esta historia de amor entre una hermosa sicaria de los cárteles de la droga y dos jóvenes de la alta sociedad. Una historia de pasión y desenfreno, donde los protagonistas se juegan los sentimientos en una ciudad abatida por el narcoterrorismo.

Con este párrafo se presenta la versión para cine de esta historia que navega siempre, desde la primera línea, entre el amor y la violencia, entre la pasión y el dolor.

Jorge Franco (1962) es un autor de ya larga trayectoria y numerosos premios. Ha publicado cuentos y artículos en diversas revistas nacionales e internacionales, e incluso se ganó muy pronto el reconocimiento del mismísimo Gabriel García Márquez.

La novela que comentaremos con él durante nuestra sesión del día 19 será precisamente la mencionada Rosario Tijeras, pero si los lectores tienen interés por saber más acerca de las obra de este autor, también el 21 de mayo tendremos la posibilidad de asistir a la proyección de Paraíso Travel, otro de sus libros, llevado al cine en 2008.

Su última novela, El mundo de afuera, fue galardonada con el Premio Alfaguara y también ha sido recientemente traducida al japonés por la Dra. Satoko Tamura.

Nos vemos el sábado a las 10:30. ¡No os olvidéis de reservar!

Lecturas programadas para el segundo cuatrimestre de 2018:
(Sábados a las 10:30)

19 de mayo: Rosario Tijeras, Jorge Franco. (Con la presencia del autor). (Reserva ahora)
9 de junio: «La oficina», Carmen Martín Gaite.
21 de julio: «Flores oscuras», Sergio Ramírez.

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Texto de la entrada: Juan Manuel Gago Braulio.

De Japón a España pasando por Acapulco: Breve relato de los orígenes de las relaciones entre España y Japón (2ª parte)

Hasekura_en_RomaEn la anterior entrada de nuestro blog, habíamos dejado al samurái Hasekura y a fray Luis Sotelo partiendo desde Nueva España (México) a España, para reunirse con el monarca español Felipe III y el Papa Paulo V.

Nuestros viajeros llegaron a Sanlúcar de Barrameda el 5 de octubre de 1614, donde fueron recibidos por el Duque de Medina Sidonia. Posteriormente, pasaron por Sevilla, Coria del Río, Córdoba y Toledo, donde se rindió homenaje a la exótica embajada. Finalmente, llegaron a Madrid y fueron recibidos por el Rey Felipe III.

Hasekura y fray Sotelo solicitaron al rey una alianza comercial con España, así como el envío de un número mayor de franciscanos que ayudasen en el proceso evangelizador de Japón. El samurái Hasekura, además, fue bautizado ante los reyes, adoptando el nombre cristiano de Felipe Francisco. Fray Sotelo, por su parte, solicitó también ayuda económica para llegar hasta Roma, una ayuda que le fue concedida tras permanecer ocho meses en la corte.

La comitiva pasó por Zaragoza, se embarcó en Barcelona rumbo a Génova, y en octubre de 1615 llegó a Roma. El Papa Paulo V, al recibirlos, se mostró favorable a todas las peticiones que se le presentaron. Sin embargo, no quiso comprometerse y dictaminó que la decisión última correspondía al Rey de España.

Mientras tanto, en Japón había muerto Tokugawa Ieyasu, un hecho que cambió toda la situación política y económica en el país del sol naciente. Las noticias acerca del empeoramiento de la situación de los cristianos en aquel país, donde se habían recrudecido las persecuciones contra ellos, no cesaban de llegar a Europa.

En esas circunstancias, en enero de 1616, la embajada partió de regreso hacía España, y de camino a la Corte de Madrid, se le hizo saber, por medio de una carta, que sus peticiones no serían atendidas. Todavía en Sevilla, el samurái Hasekura y Fray Sotelo volvieron a hacer un último esfuerzo enviando varias cartas al cardenal Borghese, al Papa y al Rey, pero fue en vano.

El 4 de julio de 1617, ambos embarcaron rumbo a Nueva España y llegaron a Manila en 1618. Hasekura no obtuvo hasta 1620 permiso para regresar a Japón, momento en el que cesan las noticias sobre el samurái, que morirá en 1622 sin que se sepa con seguridad la causa de su muerte.

Fray Sotelo, a pesar del recrudecimiento del trato a los cristianos en Japón, regresará en 1622 disfrazado de comerciante, pero poco después será apresado y quemado vivo en Omura, cerca de Nagasaki, en 1624.

En definitiva, todo este periplo de casi diez años no llegará a cumplir sus objetivos principales, un pacto comercial entre Japón y España y una mayor colaboración en la difusión del cristianismo en Japón, pero supondrá el primer contacto diplomático entre dos tierras tan lejanas.

En la actualidad, sin embargo, podemos encontrar evidencias y rastros de aquella aventura. Se conservan cartas y documentos en archivos de varios países, e incluso cuadros en los que podemos ver a Hasekura vistiendo al estilo occidental. Incluso en España, en lugares como Coria del Río, se mantiene hasta la actualidad el apellido Japón, que probablemente tuvo su origen en esta primera embajada.

Texto: Hugo Palacín Jordán.

Bibliografía consultada

Día Mundial del Libro 2018 con Elena Poniatowska y con rosas de Colombia

Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) on engraving from 1800s. Spanish novelist, poet, and playwright. His magnum opus Don Quixote, is regarded amongst the best works of fiction ever written. Engraved by E.Mackenzie and published in London by Charles K

Miguel de Cervantes (1547-1616)

Abril es siempre el mes del libro en el Instituto Cervantes. El día 23, celebramos el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor con un editatón con el que intentaremos aumentar y mejorar la presencia de autores de habla hispana en la Wikipedia japonesa.

Ese día, ofreceremos rosas de Colombia y libros en español a todos nuestros visitantes. Pero las celebraciones del Día Mundial del Libro comenzarán antes, el sábado día 21, también en nuestra biblioteca, con la primera sesión de nuestro curso dedicado a El Quijote (primera parte), que tendrá lugar a las 10:30h de la mañana. Más tarde, a las 14:00h, celebraremos la sesión mensual de nuestro club de lectura, que este mes estará dedicado a la escritora mexicana Elena Poniatowska, Premio Cervantes en 1993.

El programa de actividades se completará ese día a las 16:00h con un cuentacuentos para niños de 4 a 10 años y con la presentación de una nueva sección de la biblioteca dedicada a Miguel de Cervantes. Las rosas de Colombia, gentileza de la Embajada de Colombia en Japón y de Ayurá Eclipse Flowers también nos acompañaran durante toda la jornada, así como los libros de segunda mano, de regalo, para todos nuestros lectores.

Elena Poniatowska (1932) es una escritora y periodista de dilatada y premiada trayectoria que, sin embargo, no ha visto apenas traducida su obra al japonés. Tan solo La noche de Tlatelolco, que narra la matanza de estudiantes perpetrada por soldados del ejército mexicano en octubre de 1968, está al alcance de los lectores nipones no familiarizados con el español. Quizás sea esta su obra más emblemática, junto a su novela Hasta no verte, Jesús mío, basada también en hechos y personajes reales, y construida a partir de las entrevistas elaboradas por Poniatowska a una lavandera de Miauatlán de Porfirio Díaz, en Oaxaca.

En la sesión del club de lectura analizaremos tres relatos de Elena Poniatowska de su libro De noche vienes: «La ruptura», «Love Story», y el cuento que da título al libro. ¡Nos vemos el sábado a las 2 de la tarde!

21 de abril (a las 14:00h): Cuentos de Elena Poniatowska. (Reservar)

Lecturas en el segundo cuatrimestre de 2018:

(Sábados a las 10:30)

19 de mayo: Rosario Tijeras, Jorge Franco. (Contaremos con la presencia del autor)
9 de junio: «La oficina», Carmen Martín Gaite.
21 de julio: «Flores oscuras», Sergio Ramírez.

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Con la inestimable colaboración de:

Embajada de Colombia en Japón

Ayurá Eclipse Flowers

De Japón a España pasando por Acapulco: Breve relato de los orígenes de las relaciones entre España y Japón. Parte 1.

Hasekura orando, tras su conversión al cristianismo en Madrid en 1615.Durante 2018, España y Japón celebran el 150 Aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. Unas relaciones que se remontan a 1868, año en el que se firmó el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación entre ambos países. Sin embargo, la primera embajada japonesa que llegó a España lo hizo mucho antes. Su peripecia se remonta al año 1614, hace algo más de 400 años.

En aquellos no tan lejanos tiempos, los cambios internos que estaba viviendo Japón, el incremento de los intercambios comerciales en el océano Pacífico y los intentos de evangelización cristiana en Japón, invitaban a realizar este tipo de aventuras. Un contexto que, en parte, quedó reflejado en la película Silencio de Martin Scorsese, aunque en esta ocasión los protagonistas fuesen dos jesuitas portugueses.

A comienzos del siglo XVII, Tokugawa Ieyasu ponía fin a años de enfrentamientos entre los diferentes daimyos japoneses, constituyendo un régimen de tipo feudal. Por aquel entonces, el imperio español tenía una importante base comercial en Manila (Filipinas), cuyas corrientes marítimas obligaban a las naves a pasar junto a Japón en los trayectos de vuelta a Nueva España (México). De hecho, en 1609, cuando el Gobernador interino de Filipinas, Don Rodrigo Vivero y Velasco, regresaba desde Manila hacia México, naufragó en la costa de Onjuku. (¿Has oído hablar alguna vez del naufragio de los abrazos?)

Este incidente supuso una oportunidad para entablar relaciones comerciales entre Tokugawa Ieyasu, su hijo Hidetada y el Bákufu (gobierno o administración) con el Virreinato de Nueva España, a través de Don Rodrigo. Ya en esta primera ocasión, fue un franciscano que se encontraba en Japón, fray Luis Sotelo, quién sirvió de intérprete para las negociaciones.

Al mismo tiempo, España preparaba una expedición por orden del Rey Felipe III con la intención de descubrir las legendarias islas de oro y plata al este de Japón. Para ello, el virrey de México enviaba al general Sebastián Vizcaíno, que llegaría a la corte de Edo en 1611. Nuevamente, fue fray Luis Sotelo el intérprete de este encuentro.

Es en este momento cuando se pone en marcha el proyecto de llevar una embajada japonesa hasta Nueva España, España e Italia, con los objetivos de negociar con el propio monarca español los términos de un tratado comercial y, por otro lado, de solicitar al Papa de Roma más apoyo para las misiones evangelizadoras en Japón, aunque este último punto, según los historiadores, parecía responder más a las demandas de fray Sotelo, que a un verdadero interés por parte japonesa.

Tokugawa Ieyasu delegó el comando de esta misión en Date Masumune, señor del feudo norteño de Oshû, que se encargaría de construir la nave para llegar hasta Nueva España y elegiría al samurái Hasekura Rokuyemon Tsunenaga como embajador de la misión. Casualmente, el barco del general Sebastián Vizcaíno, enviado, como decíamos antes, por Felipe III, había sufrido graves daños durante sus viajes de exploración por el archipiélago japonés, por lo que el general tuvo que acceder a colaborar con el proyecto para poder regresar a Nueva España.

Dos años más tarde, en octubre de 1613, el samurái Hasekura Rokuyemon Tsunenaga junto a su comitiva, formada por unos 150 comerciantes japoneses y su traductor, fray Luis Sotelo, y el general Vizcaíno con su tripulación, zarparon rumbo a Acapulco, ciudad a la que arribaron en enero de 1614. Allí, la comitiva japonesa protagonizó, según las crónicas, una considerable trifulca con los españoles que se encontraron, viéndose obligado a intervenir el propio alcalde mayor de la ciudad.

Poco después, a su llegada a la ciudad de México, tendrían que exponer ante el virrey, el arzobispo de México y la Inquisición, los motivos de su viaje hasta España. Tras un tiempo, se les concedió el permiso solicitado para viajar. Así, el samurái Hasekura Rokuyemon Nagatsune, fray Luis Sotelo y 30 hombres más, embarcaron por fin rumbo a España desde el puerto de Veracruz. El resto de la comitiva volvió a Acapulco para esperar su regreso…

Lo que sucedió después, lo sabremos en la segunda parte de este relato.

Texto: Hugo Palacín Jordán

Bibliografía consultada

¡Queremos tanto a Miguel Hernández!

Miguel_HernandezDecía Pablo Neruda que recordar a Miguel Hernández «es un deber de España, un deber de amor». Por eso (también por eso), el sábado 10 de marzo recordaremos a Miguel Hernández en nuestro club de lectura. Será la primera vez, si no nos equivocamos, que dedicaremos nuestra sesión de los sábados a este género literario. Esperamos que no sea la última. Miguel Hernández lo merece.

En realidad, nunca nos hemos olvidado de él. Quizás sea su nombre, junto al de Federico García Lorca, el más conocido de la poesía en español. Podríamos añadir a esta lista algunos más: al citado Pablo Neruda, a Antonio Machado, a Gustavo Adolfo Bécquer…

¿Son estos los poetas más «populares»? Que conozcamos sus nombres, no quiere decir necesariamente que hayamos leído sus poemas. En todo caso, son poetas de los que todos hemos oído hablar alguna vez, hemos repetido algún verso, o hemos escuchado su historia. La de Miguel Hernández fue especialmente trágica. Muerto en la cárcel, a los 31 años, víctima de la miseria, de la guerra, de la tuberculosis, después de haber conseguido escapar de una infancia que lo abocaba a ser pastor de cabras, por deseo de su padre.

Miguel Hernández quizás no sea el poeta más popular de los citados al comienzo de estas líneas. Sin embargo, es el único que se ganó el título de «poeta del pueblo», precisamente por sus orígenes humildes. Y desde su muerte, el 27 de marzo de 1942, han sido muchos los homenajes que ha recibido, especialmente a lo largo de este Año Hernandiano que finaliza este mismo mes.

Varias generaciones de españoles han leído sus «Nanas de la cebolla» en el colegio, o lo han conocido a través de la música y las versiones de sus poemas realizadas por Joan Manuel Serrat, Víctor Jara, Paco Ibañez, el grupo Jarcha, Mocedades o Enrique Morente. Otros muchos lo han conocido también a través de la serie de televisión española que relata su biografía, y otros, los más atrevidos, lo descubren cada día a través de la sencillez, la hondura, la rotundidad de sus versos.

Hay mucha información sobre Miguel Hernández en Internet, desde la página de la fundación que lleva su nombre hasta el monográfico dedicado al poeta publicado por el Centro Virtual Cervantes, que vivamente recomendamos. En la Biblioteca Federico García Lorca, también hemos dedicado una exposición de carteles, libros y discos a su memoria. Todo ello, la música que inspiró su obra, los discos, los carteles, estará presente en nuestra sesión de lectura para la que hemos seleccionado ocho de sus poemas:

  • Umbrío por la pena.
  • Elegía.
  • El niño yuntero.
  • Llegó con tres heridas.
  • Tristes guerras.
  • Menos tu vientre.
  • Nanas de la cebolla.
  • El pez más viejo del río.

Esperamos que disfrutéis de la lectura… y que no os olvidéis de reservar:

Lecturas previstas para el primer cuatrimestre de 2018:

10 de marzo a las 10:30h: Poemas de Miguel Hernández. (Reservar)

21 de abril a las 14:00h: Elena Poniatowska. Leeremos tres de sus cuentos: «La ruptura», «Love story» y «De noche vienes».

Nos vemos el día 10.

Rosa Montero y sus «Amantes y enemigos» en el club de lectura de febrero

amantes y enemigos. Rosa MonteroFue una delicia paladear los textos de Augusto Roa Bastos en el club de lectura de enero, en compañía de un selecto grupo de lectores. El rico vocabulario del autor paraguayo y el aroma de su tierra, y de su tantas veces cruel historia, impregnaron la sala de la biblioteca.

Ahora entramos en febrero, el mes de San Valentín, (sobre todo para los centros comerciales y quizás también para algunos enamorados) y así, como por casualidad, nos encontramos con un libro de Rosa Montero que habla precisamente de parejas, de amor y desamor: Amantes y enemigos.

Rosa Montero explica en el prólogo de su libro que prefiere escribir novelas. Sin embargo, a lo largo de los años, ha escrito y publicado muchos relatos para revistas y periódicos. Lo curioso es, según asegura nuestra autora, que solo mucho tiempo después de escribirlos se ha dado cuenta de que la mayor parte de ellos tenían como tema central las relaciones de amor o de pareja:

Esas parejas son a veces extrañas y poco convencionales, y en otras ocasiones son un emblema de la más ortodoxa conyugalidad; pero todas las historias hablan en definitiva de la necesidad del otro. Esto es, hablan de amor y desamor, de obsesión y venganza, de pasión o rutina entre hombres y mujeres, hombres y hombres, padres e hijos, humanos y monstruos.

Amantes y enemigos nos permite, en cierto modo, ver la evolución de Rosa Montero como escritora, dado que las historias que contiene están ordenadas cronológicamente. El primer cuento del libro «Paulo Pumilio», fue escrito en 1981, mientras que los tres relatos que cierran esta selección realizada por la propia Rosa Montero están escritos entre 1995 y 1997.

Animamos a nuestros lectores a hacer una comparación entre el estilo de la Rosa Montero de comienzos de los 80 y el de la misma escritora a finales de los 90. Sin embargo, en la sesión de lectura del próximo día 10 de febrero nos concentraremos en el análisis y comentario de los tres últimos relatos del libro: «Él», «Los besos de un amigo» y «Amor ciego».

Rosa Montero ha publicado, además de este volumen de cuentos, quince novelas, cuatro libros infantiles y diez libros relacionados con su carrera como periodista. Durante su trayectoria ha recibido numerosos reconocimentos y premios. El último de ellos ha sido el Premio Nacional de las Letras en 2017, otorgado el pasado mes de noviembre. ¡Enhorabuena Rosa! Ojalá muy pronto veamos alguno de tus libros traducido al japonés.

Lecturas previstas para el primer cuatrimestre de 2018:

10 de febrero a las 10:30h: Amantes y enemigos de Rosa Montero. Leeremos los cuentos «Él», «Besos de amigo», «Amor ciego» (Reservar)

10 de marzo a las 10:30h: Poemas de Miguel Hernández.

21 de abril a las 10:30h.

Nos vemos el día 10.

El baldío, de Augusto Roa Bastos, para comenzar 2018

El_baldioPoco a poco nos vamos desperezando tras la pausa de Año Nuevo y nos acercamos a la fecha elegida para celebrar nuestra primera sesión de lectura de 2018. Que sea este un año feliz para todos y que venga repleto de magníficas lecturas.

Una maravillosa opción para empezar el año es, sin duda, escoger un libro de Augusto Roa Bastos, uno de los grandes de la literatura en español. Durante el año que acabamos de cerrar, hemos celebrado el centenario de su nacimiento, pero no queremos olvidarnos del genial escritor paraguayo, Premio Cervantes en 1989, tampoco en este año que comienza.

Son imprescindibles sus novelas Hijo de hombre y Yo, el supremo, pero el formato de nuestro club de lectura nos aconseja acercarnos a nuestro autor a través de los cuentos reunidos en El baldío, su segundo volumen de relatos, publicado por primera vez en 1966.

De este volumen, leeremos los tres primeros cuentos, muy breves todos ellos: el que da título al libro, «Contar un cuento» y «Encuentro con el traidor».

No son cuentos sencillos, quizás, precisamente, por su brevedad que parece dejar casi todo en el aire, que no define completamente rostros ni contextos, pero que sugiere lo suficiente como para hacernos reflexionar acerca de la vida y la muerte, la realidad y el pasado, el rencor y el paso del tiempo.

Sorprende que de Augusto Roa Bastos se haya traducido al japonés solo una de sus novelas, la primera, Hijo de Hombre y que el resto de su obra, con la excepción, quizás, de algún cuento publicado en antologías de narrativa latinoamericana, siga esperando la llamada de un editor.

Si bien estas obras [Hijo de hombre y El trueno entre las hojas] estarían enmarcadas en la más estricta evolución del neoindigenismo, a partir de El baldío se revela ya una mayor insistencia en una realidad humana más compleja que prescinde de la dualidad entre opresores y oprimidos para centrarse en aspectos más universales como la soledad o la incomunicación, muy presente en la segunda edición ampliada de este libro publicada en 1976.

La cita es de un texto muy recomendable de Carmen Alemany Bay que podemos encontrar en el no menos interesante monográfico del Centro Virtual Cervantes dedicado a la vida y la obra de Augusto Roa Bastos.

Lecturas previstas para el primer cuatrimestre de 2018:

13 de enero a las 10:30h: El baldío de Augusto Roa Bastos. (Reservar)

10 de febrero a las 10:30h: Amantes y enemigos de Rosa Montero.

10 de marzo a las 10:30h: EXTRA Jóvenes escritoras latinoamericanas, con Brenda Lozano.

21 de abril a las 14:00h: Poemas de Miguel Hernández.

Nos vemos el sábado.

© Instituto Cervantes 1997-2018. Reservados todos los derechos. bibtok@cervantes.es