El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Instituto Cervantes de Tokio

Blog sobre nuestros cursos de español y las actividades culturales

Seijiro Yazawa, salvoconducto entre dos mundos

El primer japonés que pisó Venezuela llegó a las costas sudamericanas en busca de petróleo. La fiebre petrolera del momento (siglo XX) estaba atrayendo a miles de intrépidos viajeros hacia las arenas venezolanas, y Seijiro Yazawa, nuestro protagonista, no quiso ser menos.

La inmigración japonesa en Venezuela, a diferencia de lo acaecido con otros países de la zona, fue un proceso muy lento debido a la legislación venezolana de entonces, la férrea ley de inmigración y colonización de 1894que negaba la entrada a los individuos “que no fueran de raza europea”. Sin embargo, toda regla tiene su excepción, y en este caso, los japoneses que consiguieron penetrar en el país  sembraron las raíces de la actual comunidad japonesa en Venezuela.

La tardía incorporación de la sociedad nipona a la nación venezolana hizo que Japón permaneciera hasta hace muy poco como un país desconocido, lejano e irrelevante. El régimen gomecista, establecido por Juan Vicente Gomez desde 1908 a 1935, se caracterizó por ser extremadamente desconfiado con los extranjeros, consecuencia directa de la frágil situación sanitaria del país, azotada por el paludismo, la malaria o la gripe.

Seijiro Yazawa fue el primero de los casi treinta afortunados que lograron colarse en la «Piccola Venezia» antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, concretamente en 1928. Seijiro, líder de la Casa Comercial de Yazawa, fue un ambicioso comerciante apasionado de la explotación petrolera: «busqué Venezuela en un mapa, estudié la situación y decidí venirme para conseguir concesiones petroleras», declaró hace ya más de cien años. La gran mayoría de los japoneses que entraban al país durante aquella época se dedicaban a montar quincallerías para vender juguetes a precios más baratos que los de otros países y que los propios artículos domésticos, aprovechando la alta demanda local.

La ambición de Yazawa debe su tenacidad a las palabras que un día un cliente le insinuó: «existe en Venezuela un lago llamado Maracaibo, donde en un pozo se produce la misma cantidad de petróleo que sale de todos los yacimientos del Japón». Este apunte inspirador dio alas al comerciante, que se aprovechó de la coyuntura histórica del momento (la inminente llegada de la guerra) para ofrecer a su país las concesiones petroleras que tanto ansiaba. Desde Yokohama hasta la Guaira, pasando antes por Panamá, Yazawa completó un periplo que lo mantuvo entretenido durante casi un año. Cuando encontró los pozos de petróleo convenientes pidió ayuda financiera al gobierno, pero sus pretensiones se vieron frustradas por las alineaciones estratégicas que los países estaban llevando a cabo en pro de la futura contienda. La Marina japonesa se negó a invertir en un país bajo dominio de los Estados Unidos, por considerarlo una acción de riesgo. Fue entonces cuando Yazawa se vio obligado a renunciar a su sueño sin saber que a pesar de no haber cumplido sus expectativas, su huella quedaría grabada con tinta indeleble en el devenir de la historia.

La visita del Sr. Seijiro se considera hoy en día el punto de partida de las relaciones bilaterales entre Japón y Venezuela, que cumplen en este presente mes de octubre 80 años. En la actualidad, ambos países han sellado una relación de complementariedad desde que en los años treinta se establecieron las primeras relaciones diplomáticas. El potencial tecnológico de la nación del «Sol Naciente» ha servido, desde entonces, como moneda de cambio para las importantes reservas energéticas del país iberoamericano.Lago_de_Maracaibo._Pozos_petroleros

Foto: Pozos petroleros en el lago de Maracaibo, Venezuela (1929) Fuente: Colección Leonor Hall                                     

Texto: Luis A. Pérez Rodríguez

Bibliografía consultada

  • Humania del Sur. Año 3, Nº 5. Julio-diciembre, 2008. José Luis Cordeiro. Japón y Venezuela: Dos economías complementarias… pp. 43-54
  • Humania del Sur. Año 3, Nº 5. Julio-diciembre, 2008. Shigeru Noguchi. Historia de los inmigrantes japoneses en Venezuela… pp. 27-42
  • Breve historia de la inmigración japonesa en Venezuela. Recogido en https://www.hechoscriollos.com.ve/2016/11/02/breve-historia-la-inmigracion-japonesa-venezuela/ Fecha de consulta: 06/09/2018

Un naufragio, trescientos abrazos y un reloj

En 2018, España y Japón celebran el 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas. En entradas anteriores, ya hemos tratado de los orígenes de estas relaciones. Incluso mencionamos de pasada un accidente, más concretamente un naufragio, en el que nos centraremos hoy.

Corría el año 1603 cuando,  tras un periodo de guerra civil en Japón, Ieyasu Tokugawa unificó Japón y trasladó la capital del país a Edo (actual Tokio), dando así nombre a un periodo que duraría más de dos siglos.

En aquella época, el imperio español poseía importantes bases en Filipinas, siendo la de Manila una de las más conocidas. Por esta razón, era frecuente el tránsito de barcos españoles por los mares de Asia. Así, en 1609 tres galeones con los nombres de San Francisco, Santa Ana y San Antonio salieron desde las islas Filipinas rumbo a Nueva España (actual México).

Debido al mal tiempo, el San Francisco tuvo que separarse de los dos anteriores, con la mala suerte de que el 30 de septiembre, tras fuertes tormentas, el galeón acabo naufragando cerca de la costa de Kanto, concretamente en la costa de Iwawada, situada en Onjuku, un pueblo costero de la prefectura de Chiba.

De las 373 personas que viajaban a bordo del barco, 56 murieron. Sin embargo, los otros 317 tripulantes fueron rescatados y atendidos por los 300 aldeanos de Iwawada. Las «ama» de la localidad (mujeres pescadoras buceadoras) rescataron a estos supervivientes que, debido a la baja temperatura del agua y probablemente al estrés de la situación, estaban temblando.  Según algunas fuentes, ellas fueron las que salvaron realmente a los náufragos, dándoles calor y protección con su piel desnuda. De ahí que a este episodio se le haya denominado, en ocasiones, como «el naufragio de los abrazos».

Después de tan terrible accidente, a los náufragos se les permitió vivir en el templo de Omiya, cercano al pueblo de Iwawada, donde pasaron los siguientes 37 días. Pasado este tiempo, Rodrigo de Vivero, exgobernador de Filipinas y pasajero en el barco siniestrado, recibió permiso para visitar al shogun, Hidetada Tokugawa, en Edo, y tras él a su padre, Ieyasu Tokugawa, en Sunpu. Por esta razón, Don Rodrigo decidió quedarse en Japón y no proseguir su viaje hacia Nueva España en el galeón Santa Ana.

En su reunión con el shogun, se discutieron varios asuntos de diplomacia. Don Rodrigo solicitó protección y libertad para los religiosos cristianos presentes en Japón, reiteró la necesidad de mantener y fomentar la amistad entre el rey de España y el rey de Japón y, en tercer lugar, pidió al shogun que expulsara a los holandeses, enemigos en ese momento de la corona española, de Japón.

El mandatario japonés accedería a cumplir las dos primeras peticiones. Sin embargo, no aceptó el tercer punto, dado que ya tenía un acuerdo previo con los holandeses. Después, ofreció una nave a Rodrigo de Vivero para que este pudiera continuar su viaje hacia Nueva España, con la única petición de que trajera mercaderes para abrir una ruta comercial entre los dos países.

Rodrigo de Vivero aceptó el navío que se le ofrecía con la condición de que estuviera listo en un año, comenzando así una actividad negociadora que derivaría en nuevas relaciones entre España y Japón.

Así pues, acompañado por 23 representantes japoneses y el padre franciscano Alonso Muñoz, Rodrigo de Vivero zarpó de la costa de japón en el galeón San Buenaventura en agosto de 1610 y llegó a Nueva España (México) a finales de octubre. Esta expedición sería la predecesora de la que en 1614 recalaría  en Coria del Río, un tema del que hemos hablado en una entrada anterior.

Rodrigo de Vivero se quedaría en Nueva España, pero Alonso Muñoz continuó su viaje hacia la corte en Madrid, comenzando así una serie de intercambios entre estos dos países.

Al ser informado el rey español, Felipe III, de cómo habían sido tratados los náufragos españoles por el pueblo y las autoridades japonesas, el monarca envió un barco de regreso a Japón, comandado por Sebastián Vizcaíno, a quien la posteridad consideraría como el primer embajador español en Japón.

En 1611, la embajada española llegaba a las costas de Uraga. A través de Sebastián Vizcaíno, el rey español enviaba varios regalos a Ieyasu Tokugawa. De todos ellos, el más famoso hasta nuestros días es el que se considera como el primer reloj mecánico de Japón, que se conserva en el santuario sintoísta Kunozan, a unos 170 kilómetros de Tokio. Un reloj fabricado por Hans de Evalo, relojero del rey español, en el año 1581.

Para profundizar en la historia del naufragio del galeón San Francisco, merece la pena ver el documental Del naufragio a la amistad realizado por Gonzalo Robledo, disponible en la biblioteca del Instituto Cervantes de Tokio.

Texto: Juan Manuel Gago Braulio.

© Instituto Cervantes 1997-2018. Reservados todos los derechos. bibtok@cervantes.es