El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Instituto Cervantes de Tokio

Blog sobre nuestros cursos de español y las actividades culturales

Seijiro Yazawa, salvoconducto entre dos mundos

El primer japonés que pisó Venezuela llegó a las costas sudamericanas en busca de petróleo. La fiebre petrolera del momento (siglo XX) estaba atrayendo a miles de intrépidos viajeros hacia las arenas venezolanas, y Seijiro Yazawa, nuestro protagonista, no quiso ser menos.

La inmigración japonesa en Venezuela, a diferencia de lo acaecido con otros países de la zona, fue un proceso muy lento debido a la legislación venezolana de entonces, la férrea ley de inmigración y colonización de 1894que negaba la entrada a los individuos “que no fueran de raza europea”. Sin embargo, toda regla tiene su excepción, y en este caso, los japoneses que consiguieron penetrar en el país  sembraron las raíces de la actual comunidad japonesa en Venezuela.

La tardía incorporación de la sociedad nipona a la nación venezolana hizo que Japón permaneciera hasta hace muy poco como un país desconocido, lejano e irrelevante. El régimen gomecista, establecido por Juan Vicente Gomez desde 1908 a 1935, se caracterizó por ser extremadamente desconfiado con los extranjeros, consecuencia directa de la frágil situación sanitaria del país, azotada por el paludismo, la malaria o la gripe.

Seijiro Yazawa fue el primero de los casi treinta afortunados que lograron colarse en la «Piccola Venezia» antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, concretamente en 1928. Seijiro, líder de la Casa Comercial de Yazawa, fue un ambicioso comerciante apasionado de la explotación petrolera: «busqué Venezuela en un mapa, estudié la situación y decidí venirme para conseguir concesiones petroleras», declaró hace ya más de cien años. La gran mayoría de los japoneses que entraban al país durante aquella época se dedicaban a montar quincallerías para vender juguetes a precios más baratos que los de otros países y que los propios artículos domésticos, aprovechando la alta demanda local.

La ambición de Yazawa debe su tenacidad a las palabras que un día un cliente le insinuó: «existe en Venezuela un lago llamado Maracaibo, donde en un pozo se produce la misma cantidad de petróleo que sale de todos los yacimientos del Japón». Este apunte inspirador dio alas al comerciante, que se aprovechó de la coyuntura histórica del momento (la inminente llegada de la guerra) para ofrecer a su país las concesiones petroleras que tanto ansiaba. Desde Yokohama hasta la Guaira, pasando antes por Panamá, Yazawa completó un periplo que lo mantuvo entretenido durante casi un año. Cuando encontró los pozos de petróleo convenientes pidió ayuda financiera al gobierno, pero sus pretensiones se vieron frustradas por las alineaciones estratégicas que los países estaban llevando a cabo en pro de la futura contienda. La Marina japonesa se negó a invertir en un país bajo dominio de los Estados Unidos, por considerarlo una acción de riesgo. Fue entonces cuando Yazawa se vio obligado a renunciar a su sueño sin saber que a pesar de no haber cumplido sus expectativas, su huella quedaría grabada con tinta indeleble en el devenir de la historia.

La visita del Sr. Seijiro se considera hoy en día el punto de partida de las relaciones bilaterales entre Japón y Venezuela, que cumplen en este presente mes de octubre 80 años. En la actualidad, ambos países han sellado una relación de complementariedad desde que en los años treinta se establecieron las primeras relaciones diplomáticas. El potencial tecnológico de la nación del «Sol Naciente» ha servido, desde entonces, como moneda de cambio para las importantes reservas energéticas del país iberoamericano.Lago_de_Maracaibo._Pozos_petroleros

Foto: Pozos petroleros en el lago de Maracaibo, Venezuela (1929) Fuente: Colección Leonor Hall                                     

Texto: Luis A. Pérez Rodríguez

Bibliografía consultada

  • Humania del Sur. Año 3, Nº 5. Julio-diciembre, 2008. José Luis Cordeiro. Japón y Venezuela: Dos economías complementarias… pp. 43-54
  • Humania del Sur. Año 3, Nº 5. Julio-diciembre, 2008. Shigeru Noguchi. Historia de los inmigrantes japoneses en Venezuela… pp. 27-42
  • Breve historia de la inmigración japonesa en Venezuela. Recogido en https://www.hechoscriollos.com.ve/2016/11/02/breve-historia-la-inmigracion-japonesa-venezuela/ Fecha de consulta: 06/09/2018
© Instituto Cervantes 1997-2018. Reservados todos los derechos. bibtok@cervantes.es