El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Instituto Cervantes de Tokio

Blog sobre nuestros cursos de español y las actividades culturales

«Cuestión de amor propio» en nuestro club de lectura

El 30 de noviembre de 2016 en Biblioteca, Club de lectura por | 8 Comentarios

Tras la animada sesión de noviembre, en la que comentamos los Cuentos de la selva de Horacio Quiroga, volvemos a España en nuestra sesión de diciembre con Carme Riera, no sin antes recordar que la conversación acerca de los cuentos de Quiroga ha tenido una prolongación muy animada en nuestra bitácora, tal como se puede ver en el apartado de comentarios. ¡Muchas gracias Pablo por tu interés! Y gracias también a Yuki por su participación.

cuestion_de_amor_propioCuestión de amor propio no es una lectura fácil, aunque en principio lo pueda parecer. Una novela corta, de desarrollo lineal, escrita en forma de carta larga entre dos amigas, con sorpresa final en su desenlace. La ausencia de tramas paralelas en la historia podría hacernos pensar que es fácil seguir su desarrollo. Sin embargo, el rico lenguaje literario de Carme Riera, académica de la RAE desde 2012, dificulta un poco la tarea al lector no nativo.

No podía ser de otro modo dado que la protagonista de nuestra historia es una mujer culta, escritora también, buena conocedora de la historia de la literatura española, como quedará demostrado en algunos párrafos y conversaciones, de modo que este «rico lenguaje literario» es perfectamente coherente con el personaje que lo firma.

Un personaje femenino, de mediana edad, desengañado… Pero, ¿cuáles son las razones de su desengaño?, ¿cuál es su reacción frente este desengaño?, ¿qué pensamos de su pequeña venganza? De estas y otras cosas, tendremos tiempo de hablar en nuestro club de lectura del próximo sábado día 3 de diciembre.

Y ya que llegamos al fin del año, nos toca ahora también elegir las lecturas del próximo cuatrimestre. Aquí van nuestras propuestas:

Lectura de diciembre:

3 de diciembre: Cuestión de amor propio, Carme Riera. (Reservar)

Lecturas en el primer cuatrimestre de 2017:

Enero: Atlas de geografía humana, Almudena Grandes (adaptación para teatro de Luis García-Araus)
Febrero: Aura, Carlos Fuentes.
Marzo: Cuentos, Cristina Fernández Cubas.
Abril: Bonsái, Alejandro Zambra.

Sesiones moderadas por David Carrión, jefe de biblioteca.

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

8 comentarios a ««Cuestión de amor propio» en nuestro club de lectura»

  1. Zsuzsanna dice:

    Carmen Riera
    Cuestión de amor propio.

    Solamente leí la prevista de la obra por una lastimosa falta de conocimientos tecnológicos.
    Sin embargo, el apasionado debate de la tertulia me impulsó a leerlo todo-lo más pronto posible.

    Angela, la protagonista, ocultando heridas de amor gravísimas, rechaza establecer relaciones para protegerse de nuevos fracasos, y así evitar posibles ridículos o sufrimientos inmerecidos. Porque dice Angela, la protagonista…. “sólo merecen la pena de (…) arriesgándolo todo si fuera preciso, las historias que por su belleza, por el grado de fascinación que nos produjeron, somos capaces de transformer en un recuerdo tab hermoso que nos ofrezca incluso la posibilidad de ahuyentar la muerte.”

    Pese a que Angela, antes de encontrarse con Miguel, había evitado entregarse emocionalmente – y físicamente-, no carecía de pasión. En contrario, tuvo el coraje de rebelarse en su otoño y seducir al amante de su vida-a pesar de ser una elección de resultado pésimo. Engañada y aprovechada, la pasión que hasta entonces guardó oculto, se acabó. De golpe envejeció y aparentemente perdió el interés por seguir luchando. Digo aparentemente porque estoy segura, sea cual fuere el final, se impuso la rebeldía de su corazón y consiguió seguir luchando.

    El final abierto de la novela nos quedamos con la duda sobre la imagen de ángeles caídos. ¿Qué ángel cayó?
    ¿Fue Angela o Miguel?
    ¿Quien condenaba a quien?
    ¿Condenado por qué pecado?
    ¿el pecado por haber amado o haber engañado?
    ¿Por ser rebelde o cobarde?

    Queridos amigos del club de lectura, propongo que celebremos a todos los rebeldes-
    masculinos y femeninos, primaverales y otoñales. Y también invernales.
    Quería celebrar con el canto último de Violeta Parra: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto…..

  2. Biblioteca Tokio dice:

    Muchísimas gracias Zsuzsanna.
    Totalmente de acuerdo contigo. De hecho, que Ángela escriba esa carta a su amiga ya es un indicio de rebeldía frente a la resignación y el sentimiento de culpa. ¡Que vivan las rebeldías primaverales, otoñales e invernales!
    ¡Hasta pronto!
    David.

  3. pablo dice:

    Carme Riera:
    “Cuestión de amor propio”

    Uno empezó muy mal ese sábado…

    Carme Riera, feroz defensora de los derechos de autor, miembro de la RAE.
    Me aparezco en la sala con un fajo de papeles impresos en hojas de descarte,…
    y el señor director de la biblioteca me mira con malos ojos y dice,
    – libro pirateado…..
    – ejem!, sí, como buen argentino…. ejem!…

    Para empezar, hablemos del título….
    “Cuestion de amor propio”, ……para los hispanohablantes
    nativos puede que no haya confusión alguna.
    “Amor propio” nada tiene que ver con el amor en sí,
    la frase se refiere no más que a la autoestima,
    o al orgullo, o al ego…..

    Bien, la novela aunque cortita, tiene el meollo bastante duro de roer.
    Es en sí una carta de una mujer en sus cuarenta y ochos años,
    que le escribe a una amiga íntima, enojada ésta
    por no recibir en el transcurso de un año, ninguna respuesta.
    La carta está escrita casi de inmediato a la carta-reproche….
    y que, aunque al principio sólo se insinúa, no es más que
    un pedido de un favor un poco desmadrado.

    Antes del pedirle en concreto el favor-venganza,
    le describe con detalle la excusa de la ausencia postal,
    cierta imposibilidad de escribir sobre sí misma, el desastre
    causado por esa noche, o ese hombre, o ese
    desconocimiento sobre sí misma, o…. ,o…..
    ese inesperado amor o querais llamarlo,
    consumado el acto (consumido?) ,
    un “Muchas gracias” en una tarjeta junto a unas flores.
    ¿Mmh?
    No estoy seguro de saber con certeza si la novela me gustó o
    no me gustó,….. digo, el sabor postlectura es de lo más amargo.
    Voy, ¿es esta carta admisible?…. me queda la sospecha
    que la carta está escrita sólo y sólo porque Angela (el personaje principal)
    se entera que Miguel (el malo tonto de la peli) va a visitar los países
    nórdicos, lugar donde vive Ingrid (la amiga de Angela).
    Si la carta, efectivamente tiene su razón de ser, y es escrita
    para vengarse (tele-vengarse), pues no me queda alternativa
    de argüir que Angela es tan miserable como Miguel.
    Vayamos, por más que el malo se merezca una penitencia o
    venganza, no admite un tercero para ese “trabajo”.
    Digo, una venganza “debería” ser puesta en marcha y
    finiquitada personalmente. Un tercero en el proceso
    no cierra la cuenta, y no es un “Pomery” el mejor de los regocijos….
    Y no estamos seguros que Ingrid vaya a encontrarse con Miguel….

    sigo luego….

  4. pablo dice:

    Luego.

    En la reunión no quedó muy claro todo el asunto, fuimos pocos los
    que logramos leer la novela completa (ahhh! Riera y tus derechos de autora),
    y por ese motivo los comentarios fueron pocos y tal vez no muy ilustrativos.
    Y si bien dije no saber si la novela me gustó o no, lo que es seguro es que
    no me dejó indiferente,
    (que es lo peor que le puede pasar a un libro),
    …. tal vez mi propia incompetencia para
    “leer un alma herida” o la novela epistolar que me supera,…
    En todo caso me chocaron un par de palabras:
    “degradada” escrita dos veces y
    dos veces escrita la palabra “misógino”….
    (no por las palabras en sí, sino por el contexto…)

    Si la novela supone una sutil denuncia
    sobre el “machismo” en el gremio español de la literatura….
    el faro queda en manos del lector.

    O, si es la crónica de los pesares sufridos por una amante con
    heridas todavía saladas, a manos de un varón arribista y burócrata….
    sabremos paladear la venganza, si es que se realiza,
    y ver desenmascarado al rufián del relato.

    sigo más luego…

  5. pablo dice:

    Y hablando de venganzas, la que propone Angela tiene
    su encanto de género (femenino),
    digo, nada de venganza inmediata, pensada para el largo plazo
    y dolorosa de por vida.

    ((Uno que se crió con westerns y y héroes contundentes,
    una venganza es lo más parecido a un puño huesudo y cerrado
    (y no cerrado y huesudo) en cámara lenta acercándose a la cara
    más bien apuntando a la nariz. O el índice de la mano izquierda,
    (porque un martillo certero nos ha dejado machacada la derecha),
    apretando el gatillo de la magnum…. y listo.))

    Y es así que la paciencia de redactar la carta,
    la insistencia en la dudosa indefensión del cuerpo y alma,
    y la sesuda “producción” de la venganza, ….. sospecho que
    sólo una mujer puede actuar así…… digo ¿no?…..

    Notas:

    Dice Angela:

    “…. aunque mis principios feministas se vieran seriamente resquebrajados
    y mi concienciación se relajara en demasía al tener que admitir que no sólo
    aceptaba, sino que deseaba ser disminuida, cosificada, casi degradada.”

    “…. degradándola hasta convertirla en un magma pútrido en el que sólo
    podían sentirse a gusto las ratas de los albañales.”

    “Un tipo tan misógino como Unamuno relacionaba,….”

    “… que, en su infinito engreimiento, sacará una moraleja misógina:
    no hay que fiarse – porque no lo tienen – del criterio de las mujeres.”

    Y es aquí en esta última frase el ” -porque no lo tienen- “,
    si el énfasis es de Angela o de Miguel, lo diga una o el otro,
    el asunto tiene consecuencias catastróficas….. digo.

    Si me olvido de algo sigo más tarde..

  6. pablo dice:

    Más tarde….

    … bueno, ya que estamos de navidades,
    y para no olvidar que cristianas eran las navidades,
    voy a contribuir con comentario cuasi católico (!!!!)

    ….. no sé porqué (o sí) pero no creo que sea casual
    que Riera nombre a Unamuno…..
    Uno que pasó su escolaridad en la Argentina “pesada”,
    y logró superar la herencia con cierta dificultad anímica,
    un libro “Del sentimiento trágico de la vida” que llegó
    a mis manos, vaya uno a saber por qué vericuetos,
    imprimió en el mediocre cerebro (todavía lo es)
    un sistema de valores y cosas así que, aún ahora,
    hay que revisar para no caer en la trampa de
    los astrólogos urbanos o de los falangistas del
    tecnopoder…..
    (No soy católico, no estoy bautizado,
    -sí lo están, mis hermanos mayores-
    así que no hay problema)…

    Unamuno es : don “Miguel de Unamuno”.

    feliz navidad

  7. pablo dice:

    …. “Del sentimiento trágico de la vida”, está en el estante,
    ahorita mismo, a mis espaldas, junto al
    “Libro del desasosiego” de Fernando Pessoa y
    “Obra abierta” de Umberto Eco…. de un lado.
    Y del otro lado “Miedo a la libertad” de Fromm
    y “Cuentos Completos” de Onetti.

    Pero el que más sobresale en ese estante es
    “Como acabar de una vez por todas con la cultura” de Woody Allen..

    (no está nada mal…. je!)

  8. Biblioteca Tokio dice:

    ¡Querido Pablo!, ¡Feliz año 2017! Te veo escribiendo comentarios en el blog incluso en Nochebuena. ¡Cómo se nota que no estás bautizado! ;-).

    Bromas aparte: Muy interesantes tus comentarios, como siempre. Y muy buena biblioteca esa que tienes a tus espaldas.

    Sin embargo, más que la venganza en sí que propone Ángela a su amiga, a mí me interesan sus reflexiones acerca de su relación, cómo se ve a sí misma y a su Don Juan, y cómo esas reflexiones, ese sentimiento de pérdida, de degradación, de haber sido engañada, son consecuentes con la educación y la cultura a las que hace referencia en el texto. Como vimos en la tertulia, no es casual que su carta vaya dirigida a una amiga nórdica, con una visión menos rígida de las relaciones y el sexo.

    En cuanto a la venganza, bien sabemos que es un plato que siempre ha de servirse frío. Así al menos se dice en España, y seguramente también en Argentina. ¿Y en Francia?: ahí tenemos a Dumas y a su conde de Montecristo, como buen ejemplo de venganza fría y elaborada, con la que miles de lectores (y espectadores luego) han disfrutado a lo largo de los años. De modo que la venganza proyectada por Ángela no me parece característica de una mente femenina.

    Sin embargo, sí veo una diferencia importante entre la venganza del conde de Montecristo y la de Ángela. Mientras en la novela de Dumas se dedica buena parte de la obra a describir la forma en que se lleva a cabo dicha venganza, en «Cuestión de amor propio», los planes de Ángela no pasan de ser eso: planes, propuestas, fantasías quizás, que sirven a Ángela para que cicatrice su herida «moral» (como dice el texto de Riera). La autora no se detiene a explicarnos si esos planes llegan a cumplirse. Es la sola formulación de la propuesta, y la búsqueda de complicidad con su amiga, la que contribuye a la curación de la protagonista. Quizás lo de menos sea si finalmente la venganza de Ángela se lleva a cabo o no. Por eso Carme Riera pone el punto final a su relato antes de que sus ideas sean siquiera aceptadas.

    Ahí sí que aprecio lo que tú apuntas, una diferencia de mentalidad importante entre el autor Dumas y la autora Riera. Salvando todas las distancias temporales que existen entre uno y otro, lo cierto es que, partiendo de situaciones iniciales similares (como son el engaño y la traición) los desarrollos en ambas novelas son totalmente diferentes: Dumas pone el foco en la venganza y escribe una novela de acción, de aventuras, mientras que Riera se centra en analizar los sentimientos de su protagonista y escribe un relato más intimista, en primera persona, mucho más subjetivo (¿es real el engaño y la traición que narra la víctima?). Como vimos en la tertulia, el relato de Ángela tiene casi con el tono propio de una confesión.

    ¿Será verdad eso de que las mujeres escriben más acerca de los sentimientos que los hombres?, ¿o es simplemente un disparate comparar dos obras tan dispares como las que he mencionado en este comentario?

    ¡Feliz año para todos!

Deja un comentario

© Instituto Cervantes 1997-2017. Reservados todos los derechos. bibtok@cervantes.es